Pastor Segundo Mir

Pastor Mir

Mi nombre es Segundo Miguel Mir Almaguer. Nací el 8 de Mayo de 1944 en la ciudad de Banes, actual provincia de Holguín en oriente de Cuba. Mis padres fueron Francisco Mir Alfonso y Angelina Almaguer Rodríguez.  Soy gemelo con Primitivo Mir Almaguer y el noveno hijo en una familia de 12 hermanos: 6 hombres y 6 mujeres.
 Conocí al Señor a la edad de 14 años por la influencia de mi hermana mayor, Ofelia. Con solo 15 años de edad,decidí bautisarme juntamente con mis padres y mi hermano Conrado.
 Desde mis inicios, sentí una gran pasión por las almas perdidas por lo que comencé a predicar el Evangelio a los obreros de la finca de mi padre.  También prediqué en aquel entonces en algunos cultos de barrios.
Entonces comenzó una intensa lucha dentro de mí. Sentía que el Señor me llamaba y me impulsaba a dedicar mi vida a su servicio, pero yo lo rehusaba pues deseaba estudiar y dedicarme a hacer otra cosa.
Cuando el gobierno cubano implantó el Servicio Militar Obligatorio en la Isla, yo me inscribí como voluntario pues ofrecían la posibilidad de posteriormente, estudiar una carrera universitaria; estos planes se derrumbaron rápidamente cuando descubrieron que yo era cristiano y que compartía mi fe con mis compañeros militares. Inmediatamente fui expulsado del Ejército.
 De nuevo comencé a escuchar la insistente voz del Señor llamándome para que me dedicara al Ministerio. En esa época, se me abrieron las puertas para estudiar en el Seminario Teológico Bautista de la parte oriental de Cuba, en donde había estudiado mi hermana Ofelia, pero yo me fui huyendo –como Jonás -  para la ciudad de La Habana al otro extremo del país. No obstante, la lucha interna dentro de mí continuaba; sentía que el Señor me perseguía, mientras yo continuaba huyendo de Él.
Una tarde, alrededor de las 4:30pm, mientras regresaba a casa de mi trabajo en un transporte público, sentí que el Señor me atrapó totalmente. Recuerdo que yo venía de pie en el omnibus y en un momento sentí como una brillante luz que descendía desde arriba, penetró en mí por la cabeza y llenó todo mi cuerpo. Comprendí entonces que ya no podía continuar resistiendo a Dios y me rendí completamente a Él.
Al llegar a la casa de huéspedes donde  vivía, entré al cuarto, cerré la puerta y me tiré de rodillas a orar, rindiéndome incondicionalmente al Señor.
Sin perder más tiempo, escribí finalmente al Seminario Teológico Bautista de la Habana, en donde fui admitido de inmediato, sin ninguna entrevista, ni el proceso obligatorio requerido para todo estudiante.
Me gradué del Seminario el 16 de Junio de 1969 y fui enviado a pastorear dos iglesias a la vez,  Candelaria y San Cristóbal, en Pinar del Río. Puedo decir de esta etapa de mi vida que fueron unos comienzos difíciles en el Ministerio, pero al mismo tiempo, llenos de victoria en el Señor para Su Gloria. 
Dios nos permitió tener un ministerio fructífero y bendecido durante más 20 años en Cuba, en el cual tuvimos el privilegio de pastorear 6 congregaciones diferentes en todo ese tiempo.
Me casé con Doris Ibarra Rodríguez el 6 de Febrero de 1971 y el Señor nos regaló la bendición de 3 hijos inigualables: Abner, Abiel y Abdis, quienes se mantienen en la actualidad, fieles al Señor.
Emigramos a los Estados Unidos con toda la familia en el mes de Mayo de 1989. Nos establecimos desde nuestra llegada en la ciudad de Laurel, Md. donde aún vivo. Trabajamos arduamente por 25 años en una naciente Iglesia Bautista Hispana de la misma ciudad. Nos retiramos de esta iglesia pasado este tiempo y nos fuimos a vivir a Miami. Yo tenía en mi corazón el sueño de ir de misionero a España. 
Viajamos finalmente a España con mi esposa, pero pronto tuvimos que regresar para Miami por situaciones de salud de ella; entonces ocurrió la prueba más difícil de mi vida, la partida de mi esposa para estar con el Señor, el 23 de Septiembre del año 2015. Ella había estado batallando con un cáncer durante 20 años. 
 Regresé a Maryland en el verano de 2016 a trabajar como el Director Ejecutivo de una Fundación sin fines de lucro denominada James International, cuyo propósito era ayudar a Niños en crisis alrededor del mundo.
 El 3 de Febrero de 2018 y siguiendo la pasión de nuestra vida (servir al Señor en el Ministerio), decidimos comenzar a trabajar con la Hampshire View Baptist Church como pastor del área hispana, otra naciente iglesia. Creo que esta ha sido la bendición más grande que el Señor me ha prodigado en estos difíciles tiempos; el trabajo de la iglesia unido al amor de los hermanos, me han hecho recobrar el sentido de mi vida y mi ministerio, cuando pensaba que todo había llegado a su final.
 Por todo lo anterior y aún mucho más que he recibido inmerecidamente durante toda mi existencia en esta tierra, solo me queda dar Gloria y Honor al que vive por los Siglos de los Siglos, Jesucristo nuestro Señor y Rey. Amén.